630 210 126 info@corazonverde.org
Pelargonios olorosos, hidrolatos y aromas que curan

Pelargonios olorosos, hidrolatos y aromas que curan

Ciertamente no sabría qué Pelargonio me gusta más, pero los que desprenden sutiles o intensos aromas en sus hojas me fascinan, pues suman la rusticidad de sus hojas, la belleza de sus flores con el regalo de los aromas encapsulados en sus hojas, aunque si dediciésemos destilarlos es en época de floración cuando más cantidad de aceites esenciales nos regalan.

El pasado año decidí destilar el Pelargonium graveolens del Ecojardín de Corazón Verde y me encantó el hidrolato que conseguimos. Hicimos destilación de hojas frescas y secas y cuando les hemos ido dando a probar a nivel olfativo a los alumnos de los cursos de Cosmética, Aromaterapia y Perfumes el aroma de los dos hidrolatos, todos, absolutamente todos valoraban más agradable el aroma del hidrolato extraído de la destilación de la planta en fresco. Ciertamente es un hidrolato más floral con leves toques herbáceos, una verdadera joya para la piel y para el estado de ánimo.

Pelargonium graveolens o malvarrosa
Pelargonium graveolens o malvarrosa

El hidrolato de Pelargonio es un excelente tónico para la piel y para el sistema nervioso. Es ideal para todo tipo de pieles. Es tonificante, purificante, regulador de la secreción sebácea. Ideal para evitar la aspereza en rodillas, codos y talones aplicado en forma de compresas. Alivia las pieles irritadas, dañadas por el exceso de sol, cuperosis, rosácea, dermatosis por problemas circulatorios. Es útil para ayudar a cicatrizar heridas y cortes y para frenar una hemorraiga. Ideal usarlo también para aliviar las picaduras de mosquitos, gracias a su poder calmante y antiiflamatorio.

(más…)
Repelente de mosquitos de ayer y de hoy

Repelente de mosquitos de ayer y de hoy

El verano es una estación del año maravillosa, los días son más largos, muchas personas disfrutan de un período de descanso,  los helados se convierten en el dulce especial, ¡no hay cole!.

Todavía recuerdo las tardes-noches de verano en la calle donde vivíamos, un barrio humilde de la ciudad de Alicante. Los mayores sacaban sus sillas y charlaban, en la esquina de la calle, desde el anochecer hasta que el sueño los rendía y la chiquillería de la calle jugábamos al pilla, pilla, a las chapas, al escondite entre los coches, ¡qué energía la nuestra!.

Pero como nos recuerda el refranero popular «no es oro todo lo que reluce»,  seguro que hay cosas que no nos gustan del verano y entre ellas están los temidos mosquitos.

Me pregunto, ¿ cómo se defendería mi abuela de ellos ?  Buscando información sobre repelentes de mosquitos de antaño sólo he tenido que revisar estos fabulosos libros que tengo como un tesoro en mi librería para descubrir algunas propuestas.

Libros antiguos de farmacia

¡Nada más y nada menos que datan del 1942! Todo ésto y mucho más sucedió ese año.

(más…)